Vigilante del Sur. Publicado noviembre 15, 2015 por admin

0

Chichco, Tepoztlán Morelos México, 20 de Octubre, día ventoso, 2015.

Vigilante del Sur
Por Unemiza Guevara

Desde algún lugar de Chichco, miro el día terminarse. Resta poquita luz para escribir. Estoy sobre un piso de tierra recién emparejado, apenas con una libreta y un bolígrafo.

Clavo mis sentidos sobre la silueta del hombre, también pequeño, como nosotros, que cuida el sur de nuestro pueblo tan querido y desde siempre tan amenazado por el sinsentido dios del dinero. Su quietud es total (no así para nuestra deidad suprema local, señor del viento, que esta semana ha jugado a empolvar sus trastes y juguetes tirando uno que otro árbol), su cuerpo todo esta tendido sobre el horizonte y se ha dispuesto a dejar que todo el peso de su cuerpo e historia se enraice firmemente en la tierra, viéndole así, por unos momentos, le entra a uno la envidia de descansar tan pleno, tan en paz y tan seguro de sí, tan a gusto.

Yohualtepetl desde el campamento "El caudillo del Sur".

Yohualtepetl desde el campamento “El caudillo del Sur”.

Son pocos los días en que uno descansa de esa manera, (un día, un compañero de viaje y yo mirábamos con cierto enojo a un señor de la tercera edad que a los cinco minutos de tomar asiento para hacer un viaje de ocho horas ya estaba roncando con una postura totalmente descompuesta, la cabeza estaba echada para atrás apoyando la coronilla sobre el respaldo del asiento, la boca estaba completamente abierta y los lentes ya se le habían corrido hacia el lado del pasillo a punto de caérseles, nos mirábamos como pensando: ¿neta? y lo volvíamos a ver con la esperanza de que fuese una broma y no lo era, estaba completamente jetón, mi vecino de viaje exclamo: ¡la puta que lo pario, che, si pudiera comprarle el sueño le daría lo que fuera!, esté portaba un par de ojeras que parecían columpios de llanta, yo estaba completamente de acuerdo, le dije: si, no mames, que envidia. luego me resigne a no dormir todo la noche) está por demás decir que nos han robado la tranquilidad social y la posibilidad de encontrarnos. La prisa es tan normal que nos deshumaniza; ¿acaso no vale la pena ya tomarse un tiempo para mirar sin prisa un día terminar?, ¿o para oler el cuerpo todo de tu mujer o tu hombre, según, para encontrar entre lunares y bellos un huequito donde guardarse siempre o un pilar donde abrazarse?, andamos apurados, ¿Por qué? –quien sabe, déjame responder mi chat de face…-, ya olvidamos los días en los que se echaba a gusto y sin empacho la gueva, atrás quedaron los días en que salíamos a sentarnos en la piedra que se colocaba al frente de las cercas o zaguanes para ver quien pasaba, o aquellas tardes de lindo ocio en las cuales ocupabas significativamente tu tiempo tirando a matar, piedritas diminutas sobre moscas revoloteando necias alrededor de los pelos pegajosos de un mango chupado tirado en la tierra, perder el tiempo dicen, es pecado, y más cuando pudieras estar estudiando la palabra de dios que promete, ora si, la gloria después de haber muerto, hasta dice: bienaventurados seas los pobres del mundo porque de ellos será el reino de los cielos, o estudiando la razón de cambio de una función cuando se evalúa en un límite determinado, o cuando bien podrías planchar por primera vez tus playeras por siempre arrugadas y crearte un habito decente. Qué es eso de ocuparte en escribir cosas que no traen dinero a casa. Hay prisa por tener más. No se piensa en el valor de uso sino en el de troca. Se piensa en la selfie que habrá de tomarse en los pasillos del Taj Majal para ser publicada en el chismografo egocentrista productor de las más profundas soledades de todos los tiempos. Hay prisa por mostrarse exitosos, hay prisa por consumir ficciones inútiles. Pero no siempre será así. Vendrán tiempos mejores.

Llegaran tiempos en que se piense en que el descanso es un derecho (luego es acceso a este será mercantilizado). Ya se habla de reducir los días y horas laborables reduciendo así el ejercito industrial de reserva, lo cual es correcto, se debe trabajar menos, emplear a todos, distribuir la riqueza parejo y disfrutar el producto de tu trabajo, habrá tiempo para las artes y para no competir nunca más, vamos a observar el curso de esto, no creo ni tantito que Slim renuncie a no estar en la lista de Forbes y socialice los medios de producción.

A nuestro vigilante sureño lo enmarca un cielo claroscuro a estas horas del día, parece pleno en su profundo descanso, la luz es poca, se termina, apenas alcanza a teñir en rojo-cobre el cuerpo y aletas de un par de nubes en forma de pez dejando las cabezas en gris casi negro. La silueta en estos últimos minutos de luz se define nítidamente, las formas y proporciones de nuestro vigilante nocturno se muestran para ser vistas, por el norte tiene una frente amplísima, el entrecejo es prominente, la precipitación que da cuenta de la cavidad de los ojos desciende en cuarenta y cinco grados y es cortita, dando a entender que los ojos lo son también, la nariz es corta, cilíndrica, chata y respingada, es tan corta que si trazáramos un nivel desde el entrecejo está no alcanza ni a rozarlo, los labios, boca y mentón son gorilescos, al pie de la papada ingente se deja ver una manzana de Adán de buenas proporciones, luego inicia en ascenso la línea que muestra lo diminuto del pecho, se puede adivinar que las manos descansan entrelazadas a la altura del plexus solar, la barriga es prominente, termina en pico, como un volcán ocioso, la zona pelviana es corta y estrecha, de vientre abultado (aquí no sabemos si lo que hace bulto es una mal formación en esta zona o es un gran miembro hacedor de nuevas generaciones), las piernas son cortísimas, apenas si alcanzaron algo de carne y hueso para no decir que no nacieron en este cuerpo, lo que si tiene grandísimos en proporción son los pies, podríamos decir que el largo de las piernas y muslos no alcanzan las dimensiones de estos, es decir, en el sentido del albur, nuestro Enano calza grande pero es de pierna corta, cual dvd.

Alcanzo a percibir una fila de arboles que develan una sonrisa pequeñita en su rostro, para mí que mientras duerme vela, medita y sonríe, ¿será el caso que recuerda a sus hijos más pequeños defender el territorio que aman?, ¿será que le causa risa y orgullo el concurso de nuestros más humildes esfuerzos para parar el avance del sinsentido juicio del dios del dinero?, ¿recordara que esta vez con un solo puñado de hombres y mujeres, dignos y rebeldes, eso si, basto para dar ejemplo de lucha y resistencia?, ¿se sonríe de pensar el orgullo que sentirían nuestros dignos muertos, esos que no eran lideres, ni caudillos, ni mesiánicos, de esos tan comunes que se alzaron porque de por si ya estaban muriendo en vida y que no estaban estudiados, pero que se determinaron para morir luchando en su tiempo por tierra y libertad?, ¿se sonríe acaso porque la hidra esta mortalmente herida y ya no le esta soplando la nuca?, ¿se sonríe pensando en que hay esperanza y fe en sus hijos más pequeños, los otros ninis revoltosos y hippies (los que no dejan de luchar, ni claudican, ni se callan, ni se están quietos, ni se dejan de organizar, ni dejar de escuchar, ni dejan de preguntarse, etc.) frente a los megaproyectos del capital disfrazados de utilidad pública?, ¿se sonríe pensando en que hay buena semilla por nuestra tierra?, ¿se sonríe acaso de los sinsabores que se han dado y se darán entre los que están a favor y en contra de la ampliación en aras de descubrir si es o no un beneficio para la comunidad y no solo para el gran capital?, ¿se sonríe porque a pesar de todas las ilegalidades, delitos y despojos en que han incurrido la SCT y TRADECO la obra se encuentra parada?, ¿se sonríe acaso por haberse demostrado que el derecho histórico de vía que decían tener no existe, ni expropiación, ni convenio de ocupación previa, y que documentamos la incursión ilegal y finamente planeada del 23 de julio del 2013?, ¿se sonríe irónicamente por ver como un comerciante de giro ferretero hace gobierno y ridículo a la vez?, ¿se sonríe porque falta poco, mientras allá esperanza y dialogo entre los de abajo, para que la gente participe en la lucha por decidir lo que es de veras beneficio común para su pueblo?, ¿se sonríe imaginando que ahora que se gano el juicio y se recupero la tierra comunal de montecastillo esta tierra se trabaje colectivamente, ya sea por barrios o colonias, y se evite así que en el futuro unos cuantos vendan la tierra a extranjeros o constructoras?, ¿se sonríe acaso de ver como sus hijos regresan poco a poco a cultivar la tierra en colectivo para llevarse a la boca un elote dulsísimamente tierno, libre de modificaciones genéticas?, ¿se sonríe acaso porque se ha sembrado buena semilla por estas tierras tan queridas y amenazadas?, ¡ya sabrán los dioses ignotos!, cuál de estos motivos hace sonreír a nuestro pequeño ingente, vigilante sureño.

Comenta