0

¿Quién puede negarle a un Pueblo el derecho y el interés legítimo para defender su territorio?

Como habitantes de Tepoztlán, nos sentimos alarmados e indignados a partir de la reactivación de la construcción de la autopista, ya que observamos lo siguiente:

  • Vemos que se están ocupando grandes cantidades de grava y tezontle de las minas que existen en Tepoztlán. Vemos que se está extrayendo la tierra que están removiendo las máquinas y que se están rellenando brechas y desniveles, modificando el relieve y alterando la composición geológica de la zona.
  • Vemos que se están cerrando caminos de la comunidad y accesos a campos de cultivo. Vemos también ya una afectación directa por contaminación a la producción agrícola. Vemos que se están tapando los pasos de fauna local y empieza a haber migraciones de especies de la zona. Vemos que están retirando árboles que son de la zona, lo que afecta la biodiversidad, impactando el clima y la captación de humedad y de los mantos freáticos. Esto no se puede sustituir trasplantando los árboles o reforestando otras zonas.
  • Vemos que se están bloqueando los cauces del agua y escurrimientos naturales, incluso tapando barrancas, interfiriendo con los ciclos naturales del agua y la renovación de los mantos freáticos; esto, aunado a la sobrepoblación y el desperdicio causado por los hoteles, el turismo y el uso inconsciente del agua en las fincas y residencias, además de la gran cantidad de agua de estos pozos que se está utilizando para la ampliación de la autopista, está provocando escasez de agua en los pozos de Tepoztlán.
  • Vemos que se están destruyendo nuestras reservas ecológicas por el aumento de construcciones ilegales y la especulación inmobiliaria. Vemos una migración masiva en curso a nuestros territorios por el agotamiento de recursos en la Ciudad de México y por el Proyecto Integral Morelos, lo que ya está provocando un agotamiento de recursos en Morelos.

Es decir:

  1. Vemos a nuestro alrededor los efectos claros de los cambios climáticos y quiénes y qué tipo de acciones los están provocando. Vemos que están haciendo la ampliación de la autopista con las entrañas mismas de Tepoztlán: con nuestra agua, con nuestra tierra, con nuestras piedras. Con la carne y con la sangre de nuestro territorio tepozteco. Los de arriba, los de poder y dinero, están haciendo más grande ese muro de cemento y asfalto bajo el que quieren sepultar a nuestra madre tierra, y con el que nos quieren dividir entre nosotros. La ampliación de la autopista es para nosotros la construcción del muro con el que nos quieren imponer un destino sobre el que nosotros no podemos decidir ni hacer nada al respecto.
  2. Además de la destrucción ambiental de nuestro territorio, vemos la destrucción cultural de nuestro pueblo, la destrucción de Tepoztlán como pueblo indígena. Los daños que la industria de servicios causa a la cultura son igual de destructivos que los que la industria de bienes materiales causa a la naturaleza. Vemos que el programa Pueblos Mágicos destruye brutalmente nuestro mundo, nuestro pueblo y nuestra cultura. Vemos que ha destruido nuestra capacidad  de preocuparnos por las consecuencias de nuestras propias acciones. En su ceguera, la ambición desmedida de poder y dinero va destruyendo para reconstruir a la medida de sus necesidades de más poder y dinero. Dicen que el progreso y el desarrollo es para satisfacer nuestras necesidades. Pero lo que vemos es que para «satisfacer necesidades», el progreso y el desarrollo destruyen mundos. No necesitamos «bienes» y «servicios», necesitamos mundos para vivir, para crecer, para amar, para soñar. Tepoztlán, como comunidad indígena, como altépetl, como mundo; es sus aguas, sus tierras y sus cerros, y también es su pueblo que lo vive, lo ama y lo defiende.
  3. Vemos que los diputados del estado de Morelos le otorgaron al gobernador permiso para subastar la reserva territorial del estado, para subastar las tierras, montes y aguas de los pueblos de Morelos y detonar el desarrollo inmobiliario e industrial. Esto es lo que conocemos como Proyecto Integral Morelos (PIM): la ampliación de la autopista La Pera-Cuautla, las termoeléctricas en Huexca, el acueducto en el río Cuautla, el gasoducto que pasa por zonas de riesgo volcánico y afecta a pueblos de Tlaxcala, Puebla y Morelos, las líneas de alta tensión que van desde Ixtepec, Oaxaca hasta Yautepec, Morelos, y un largo etcétera de proyectos por descubrir… Porque el gobierno nunca ha dicho con transparencia y claridad qué es el Proyecto Integral Morelos. El gobernador de Morelos ha impulsado este Proyecto violando decretos presidenciales y convenios internacionales. Nunca ha informado ni consultado a los pueblos de Morelos sobre los verdaderos objetivos y consecuencias del Proyecto Integral Morelos, que ya estamos viendo en Tepoztlán: integrar Morelos al plan de progreso y desarrollo metropolitano de la Ciudad de México. Los pueblos de Morelos no cabemos en el Proyecto Integral Morelos. Estorbamos. Necesitan decir que no tenemos derecho ni interés legítimo. Necesitan desaparecernos.

Por eso le preguntamos a los Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación:

¿Quién puede negarle a un pueblo el derecho y el interés legítimo para defender su territorio, para defenderse de su desaparición? ¿Quién está por encima de decretos presidenciales y de convenios internacionales? ¿Quién está por encima de los pueblos de Morelos para decidir sobre el futuro de Morelos, la desaparición de los pueblos de Morelos, la desaparición de Tepoztlán? ¿Por qué no se ha informado o consultado a los pueblos de Morelos sobre el Proyecto Integral Morelos, que implica y significa la desaparición de los pueblos de Morelos?

Hacemos un llamado a los Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación para que estudien nuestro Recurso de Reclamación, para que hagan justicia y no permitan el despojo y destrucción ambiental de nuestro territorio y nuestras Áreas Naturales Protegidas.

Los comuneros y comuneras tenemos derecho e interés legítimo para ampararnos en contra de la construcción ilegal de infraestructura que destruye el medio ambiente en nuestro territorio.

Hacemos un llamado a todos los núcleos agrarios del país y a todas la personas que están luchando para que se termine la impunidad y los despojos territoriales, para que conozcan y estudien la sentencia y se pronuncien al respecto. Los llamamos a la solidaridad y la organización.

Hacemos un llamado a los comités de aguas locales en todo Morelos a organizarse y enlazarse regionalmente con otros comités de aguas para advertir sobre los riesgos y posibles afectaciones e ir tomando medidas por la problemática del agua.

A los intelectuales, científicos, académicos, abogados y especialistas, los convocamos a que se solidaricen y apoyen con su conocimiento técnico en la defensa que los pueblos estamos haciendo del territorio de Morelos.

A la sociedad en general, los convocamos a organizarse y solidarizarse con los pueblos en resistencia, y a estar alertas sobre lo que está ocurriendo con nuestro territorio de Morelos.

¡Arriba los Pueblos! ¡abajo los megaproyectos!

¡SÍ a la vida!
¡Sí al respeto al medio ambiente y al territorio!

¡No a la ampliación de la autopista!
¡No a la termoeléctrica, al gasoducto, al acueducto y a las minas!
¡No al Plan Integral Morelos!

¡Fuera Graco Ramírez Garrido Abreu!

Frentes Unidos en Defensa de Tepoztlán.

Comenta