La problemática

DSC_0059-web

Tepoztlán lugar sagrado rodeado de montañas y habitado por gente revolucionaria que defendió su tierra junto al general Emiliano Zapata. En la década de los 60 defendieron el territorio conocido como Monte Castillo. En los noventas lograron detener el proyecto denominado club de golf. Pareciera que década con década Tepoztlán es asediado por grandes empresas que intenta explotar su belleza y desde luego sus recursos naturales.

Desde hace más de un año (febrero del 2012 cuando Felipe Calderón anuncio que se habían empezado las labores para ampliar la autopista) Tepoztlán vuelve a ser blanco para un nuevo proyecto: la ampliación de la autopista en el tramo conocido como La Pera-Cuautla. Esta obra es auspiciada por la Secretaria de Comunicaciones y Transportes (SCT), el gobierno del estado de Morelos y el gobierno municipal.

La obra es ilegal ya que viola los decretos presidenciales de 1929 donde se establece que Tepoztlán es territorio comunal, así como el Parque Nacional El Tepozteco (22 de enero 1937), El Corredor Biológico Ajusco Chichinautzin (30 de noviembre 1988) y El Programa de Ordenamiento Territorial. En estos decretos queda estrictamente prohibida la construcción de infraestructura en áreas naturales.

De llevarse a cabo este proyecto habría un impacto ambiental o afectación en 90,000m2 en el supuesto derecho de vía que menciona —y que no ha podido comprobar— la SCT; los diferentes tipos de fauna propias de la región (aves, roedores, mamíferos, felinos, reptiles, etc); también es importante señalar el corte que se le haría a la base de los cerros conocidos con el nombre de Chalchiteptl, Cematzin, Yohualtepetl. Además que en la zona conocida como Tlaxomolco el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) ha reportado vestigios arqueológicos, los cuales estarían en riesgo.

La gente sabe que el proyecto no sólo trae consigo consecuencias ecológicas, con él se asoman, además, distintas transformaciones que afectarán la vida diaria de los pobladores, se cambiarán los campos de cultivo por grandes trasnacionales como Wal-Mart, casas Geo, gasolineras, así como paraderos de tráileres etc.

La vida tranquila y segura que aún persiste en la comunidad cada día se asemejará con las grandes urbes como el Distrito Federal donde la mayoría de las personas viven pensando en el trabajo porque hay que mantener a la familia, porque hay que tener dinero para comer no importa que éste se tenga que conseguir a costa de la violencia.

Por todos estos motivos es que los niños, las mujeres valerosas, los jóvenes, los adultos y las personas mayores de Tepoztlán desde hace más de un año le han exigido a sus autoridades que no se presten a aceptar negocios mezquinos, sin embargo pese al gran esfuerzo y trabajo sólo han encontrado rechazo y violencia por aquellos que se dicen ser representantes del pueblo.

 

(Ampliando información)

 

 

Comenta